LÍDERES EN PLENA DISRUPCIÓN DIGITAL

Leo una entrevista con Sunil Gupta, director del General Management Program de la Harvard Business School , codirector del programa ejecutivo de Driving Digital and Social Strategy, profesor a la cabeza del análisis de la revolución digital en las empresas y del nuevo liderazgo que se requiere para llevarla a cabo y, en mi opinión, destaca, entre sus afirmaciones, el concepto de liderar en un escenario de disrupción digital.

Comparto en el blog alguna de sus opiniones acerca de ese liderazgo en entorno disruptivo el cual, afirma, viene derivado de una revolución que se ha materializado en cinco fases: el ecommerce, la irrupción de google, la de redes sociales y muy especialmente Facebook, los smartphone, y, por último, el internet de las cosas. Todos son cambios drásticos que trastornan nuestros negocios, difuminan los sectores de actividad y sitúan al cliente en el centro de nuestro negocio dándole más protagonismo que nunca.

Para pensar de forma diferente cuando el entorno y la tecnología nos cambian tanto nuestros parámetros, debemos aprender a redefinir el negocio, entender que no por ser más barato eres mejor, y que compites con negocios que hacen cosas diferentes.

Como ya dije en mi ponencia en el Foro anual de EFQM “Leading a digital transformation”, y como comprobamos en la actividad de Siemens, la digitalización, esa digitalización disruptiva, entre otros efectos, crea nuevas formas de negocio y debemos aceptarla como la principal herramienta de diferenciación de nuestros competidores.

Debemos también tener muy presente que estamos uniendo el mundo real con el mundo virtual y es nuestra responsabilidad realizar importantes inversiones en datos inteligentes, el nuevo motor del negocio; que esa digitalización disruptiva nos aboca a crear nuevos productos digitales y tecnológicos, a mejorar la experiencia del cliente y a simplificar los procesos. Liderar en tiempos de digitalización disruptiva no puede obviar que hacen falta equipos, personas con las competencias adecuadas.

De acuerdo con un estudio de Deloitte University Press, esa tecnología debe estar acompañada siempre de una estrategia para llegar a un buen puerto. Me parece incuestionable que lo que separa a un líder digital del resto es una clara estrategia digital combinada con una cultura y un liderazgo apropiado para esa transformación necesaria. En muchas ocasiones, esa nueva estrategia requerirá un nuevo líder.

EN YO DONA CON LAS 500 MÁS INFLUYENTES

yodona

La revista Yo Dona ha publicado su lista de las 500 mujeres más influyentes en España y tengo la alegría de compartir que estoy incluida en esa selección de mujeres destacadas dentro de su profesión y con influencia para que las demás sigan avanzando en presencia dentro de sus organizaciones.

De modo que comparto mi agradecimiento y mi satisfacción en este enlace que añado a continuación donde podréis leer las opiniones de algunas de ellas y constatar que, aunque con dificultades, el trabajo de conquistar puestos de responsabilidad y de trabajar por el talento sin género continúa dando sus frutos. Seguimos apostando por aumentar esa cuota de representación y especialmente en el sector tecnológico donde, además, trabajamos para que aumente el número de mujeres que opten por esos estudios. Cada una de nosotras podrá ser la puerta de entrada de otras.

Es la tercera edición de esta lista que alcanza a todos los ámbitos de actividad, desde el político, al económico y judicial, pasando por la cultura, la moda, la cosmética o las tendencias.

 

http://www.elmundo.es/yodona/lifestyle/2016/11/18/582c8fe4e2704e92188b4660.html

¿Y SI EL BIG DATA FUERA EMOCIONAL?

 

Una sesión interesante sobre Liderazgo fue la que nos ofreció recientemente la Fundación Rafael del Pino en la presentación del libro “El líder ante el espejo” de Antonio Núñez. Un diálogo entre estudiosos del nuevo Liderazgo en el siglo XXI y en la cuarta revolución industrial a lo largo del cual pudimos plantearnos nuevos conceptos sobre el Líder que necesitamos ser ante los nuevos retos.

Me llama la atención el concepto de Big Data emocional por contraposición al Big data que tenemos que gestionar en nuestras compañías. Ese primero es el Big Data del que se comienza a hablar y que no solucionan las máquinas ni los robots, el derivado de que las personas afronten la transformación de sus ámbitos laborales, de sus propios roles, de las nuevas tecnologías, de los nuevos conceptos de trabajo, del acceso a tanta información y de la diversidad de género, edad y talento en las organizaciones. Hay situaciones que no van a solucionar las máquinas por muy sofisticadas que sean y por eso comenzamos a oír hablar de ese Big Data emocional.

No podemos olvidar que los cambios son constantes. Las nuevas tecnologías suponen nuevos retos para todos y, por qué no, nuevas emociones que gestionar en los equipos. La avalancha de información -el 90% de los datos que manejamos hoy se ha generado en los dos últimos años- obliga a un liderazgo dinámico en el que debemos gestionar estrategias a ritmos cambiantes, con el foco a medio plazo, pero, al mismo tiempo, atentos a cambios vertiginosos constantes.

Las personas siempre seguirán siendo el punto imprescindible de nuestras organizaciones y el líder tendrá que saber motivarlas, gestionar su talento, comunicarse, fomentar su formación y ser coherente para retener su confianza, además de ser un guía imprescindible en innovación. Debemos aprender a gestionar carreras de personas que no les importa cambiar más a menudo de trabajo, que exigen carreras profesionales dinámicas y también conciliación y nuevas fórmulas de trabajo que, de nuevo, nos permite la tecnología.

Parece que no es tiempo para que los líderes descansen.

ESPERANDO A NUESTRO ROBOT

Ya sabemos que la robótica va a entrar de lleno en la logística y creo que en este blog dejamos constancia periódicamente de la influencia de las nuevas tecnologías en la industria, y más concretamente de los robots en la industria 4.0. Hoy lo recuerdo al hilo de un importante estudio publicado sobre robótica e inteligencia artificial que afecta de lleno a este sector en el que ya empezamos a familiarizarnos con esas imágenes de un robot circulando por una nave industrial. Una secuencia pronto muy familiar si tenemos en cuenta algunas cifras como la de los 15.000 robots que Amazon tiene ya desplazándose por sus almacenes.

Leer más…