ORGULLOSOS CON EL PREMIO EJECUTIVOS

premiosejecutivos

premiosejec4

Una representación del equipo de Siemens PPAL en España: de izquierda a derecha: Carlos González, Tomás Juárez, Nerea Torres, Vanessa Espinosa, José Luis Fernández y Miguel Pazos.

 

Ayer fue una noche de celebración en Madrid en la velada de los Premios anuales de la revista Ejecutivos. Es la XXVIII edición y tuve la alegría de recoger el premio a Siemens PPAL como mejor empresa de logística. Una alegría para todo el equipo que trabajamos cada día y también una satisfacción de poder compartirlo con unos premiados de lujo.

El Consejo Editorial de la revista Ejecutivos ha valorado que “desde 2013, como compañía independiente perteneciente cien por cien al grupo Siemens, Siemens PPAL es una multinacional perfectamente posicionada para consolidar y expandir su posición en el mercado global. Catorce de las veinte principales compañías de servicios de paquetería en todo el mundo confían en la tecnología de SPPAL, como por ejemplo UPS, Royal Mail, Deutsche Post, DHL o Fedex. En el sector de Aeropuertos, también los principales aeropuertos del mundo como Madrid, Munich (nombrado mejor aeropuerto del mundo), Dubai, Beijing o Paris tienen tecnología Siemens y confían sus operaciones y mantenimiento en Siemens PPAL.

Quisiera desde aquí agradecer a todo el equipo el esfuerzo y compromiso para que hayamos sido merecedores de un premio tan relevante.

Me gustaría también recordar algunas opiniones que escuchamos ayer en este acto lleno de amigos y líderes empresariales. Gabriel Escarrer, Presidente de Meliá hotels international, llamó la atención sobre la reputación de los empresarios y la confianza que la población tiene en ellos según recientes barómetros. El 98% de los encuestados, dijo, confiaban en los hombres de empresa después de muchos escándalos de corrupción en otros sectores con lo que nos hemos convertido en un muro de contención social. También se refirió a que debemos gestionar la nueva situación creada en la sociedad y en la empresa tras la crisis de 2008 y la globalización.

El ministro Iñigo de la Serna animó a los asistentes a mirar al futuro con optimismo porque los datos económicos en nuestro país son muy positivos y José Ignacio Goirigolzarri recogió el galardón a Bankia recordando el riesgo que asumieron los miembros de su consejo hace cinco años y agradeciendo la confianza de sus clientes y de los contribuyentes alegrándose de sentir ahora el orgullo de pertenencia.

Muchas ideas y buenas en un solo acto en el que quiero recordar a todos los premiados además de Gabriel Escarrer, ejecutivo del año. Se reconoció a Bankia, como empresa del año;  Accenture por su liderazgo; HP por Innovación; Dirección General de Turismo de Madrid por promoción turística; Kia como coche del año; Grupo Varma, como empresa familiar; Ifema, por su estrategia empresarial; Novartis por su RSC; Kaiserwetter por empresa de energía; IFS por solución de software; Marcos Urarte como mejor conferenciante; Emilia Zaballos por prestigio profesional; PGN por transformación digital e Influencia como agencia on line.

 

LOS NUEVOS COLEGAS

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Me cuentan que el robot Nao de la imagen fue el responsable de presentar hace unos días un evento celebrado en Madrid. A lo largo de la mañana, de vez en cuando, pasaba el relevo a una persona y se turnaba con ella para introducir a los ponentes de esa jornada. Podéis escuchar un pequeño fragmento en este vídeo.

https://drive.google.com/file/d/0BwBvvyANFgYRM2ZrbUVLb3FLREU/view

Parece lógico pensar que será cada vez más habitual encontrarnos con compañeros tecnológicos en muchas circunstancias cotidianas igual que ya están presentes en la industria 4.0 porque llegan con el tsunami digital a la velocidad del tsunami natural, a unos 800 kilómetros por hora. Una velocidad a la que, por otra parte, ocurren muchas cosas a nuestro alrededor como que se crean y mueran muchas empresas. Según un estudio de la Universidad de Darthmouth, en Estados Unidos, sobre el tiempo de vida de las empresas, las empresas nacidas antes de 1970 tenían 92% la posibilidad de sobrevivir su primer lustro, mientras que las que surgían desde el 2000 tenían un 63% de hacerlo. Se debe a que muchas de las nuevas compañías en la actualidad deciden centrarse en el mercado digital porque las nuevas tecnologías les abren perspectivas de modelos de negocio más flexibles, pero, precisamente por eso, son muy imitadas y muchas son suplantadas enseguida y corren el riesgo de desaparecer.

En España, la vida media de las empresas es de 9 años desde su creación, un año menos de la duración habitual de los contratos de franquicia. No me puedo aventurar a cuántos millones de puestos de trabajo van a desaparecer en los próximos años porque las cifras varían mucho y muy rápidamente, pero está claro que serán muchos. Pero para compensar esa realidad también hay muy buenas noticias sobre los cientos de miles de puestos de trabajo en nuevas profesiones que se van a crear y otras como los 500 millones de dólares que se han facturado en el año pasado en la industria de la realidad aumentada que, sin duda, seguirán creciendo.

Aunque ya compartamos escenario con un robot, no podemos dejarnos arrollar por esta realidad tan veloz y debemos controlar esa digitalización para que esté al servicio de la competitividad y, como he dicho en algunas ocasiones, el mejor camino para esa competitividad es la Excelencia. La gestión con Excelencia nos va a permitir los mejores resultados a medio plazo, nos va a dar una visión general de la empresa y, por ello, nos va a permitir integrar las nuevas tecnologías para abordar una digitalización completa, nos permite ser holísticos a la hora de gestionar y nos dirige a la Innovación para ser competitivos en nuestro entorno: también nos permitirá anticiparnos a los nuevos retos,  definir nuevos modelos de negocio, tener agilidad, ser sociales y globales, ser creativos, flexibles, mantener la mejora continua, buscar, gestionar y retener el talento.

En definitiva, la digitalización nos lleva al éxito y la Excelencia a mantenerlo.

 

TENEMOS UN PLAN, ES PARA EL 2020

PLAN2020OK

El plan se llama Objetivo 2020 y se ha elaborado en la Confederación Española de Empresariales, la CEOE, donde hemos debatido, estudiado, medido y proyectado el futuro digital del país. Y después de meses de estudio, el Presidente de la Comisión de Sociedad Digital de CEOE y vicepresidente del Consejo de Administración de Telefónica, Julio Linares, ha presentado al ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, el “Plan Digital 2020: la digitalización de la sociedad española”. Es un documento extenso, pero, para comenzar destaco una recomendación muy importante: un Pacto de Estado para la digitalización de España. Leer más…

LA TECNOLOGÍA EN NUESTRA MESA

Comida

Escribía en un post anterior acerca de no perder de vista las bondades de la tecnología en nuestras vidas. Hasta el punto de que su aplicación en las materias primas puede modificar la economía mundial en un sentido positivo.

Habrá diferentes ciclos de demanda de energía, se reducirá la correspondiente al transporte, proliferarán medidas de eficiencia energética, se sustituirán combustibles fósiles por energías renovables lo cual podría aportar ahorros por valor de 1,2 trillones de dólares si se tiene en cuenta un escenario en el que se adopten de forma acelerada esas tecnologías. Leer más…

¿Y SI EL BIG DATA FUERA EMOCIONAL?

 

Una sesión interesante sobre Liderazgo fue la que nos ofreció recientemente la Fundación Rafael del Pino en la presentación del libro “El líder ante el espejo” de Antonio Núñez. Un diálogo entre estudiosos del nuevo Liderazgo en el siglo XXI y en la cuarta revolución industrial a lo largo del cual pudimos plantearnos nuevos conceptos sobre el Líder que necesitamos ser ante los nuevos retos.

Me llama la atención el concepto de Big Data emocional por contraposición al Big data que tenemos que gestionar en nuestras compañías. Ese primero es el Big Data del que se comienza a hablar y que no solucionan las máquinas ni los robots, el derivado de que las personas afronten la transformación de sus ámbitos laborales, de sus propios roles, de las nuevas tecnologías, de los nuevos conceptos de trabajo, del acceso a tanta información y de la diversidad de género, edad y talento en las organizaciones. Hay situaciones que no van a solucionar las máquinas por muy sofisticadas que sean y por eso comenzamos a oír hablar de ese Big Data emocional.

No podemos olvidar que los cambios son constantes. Las nuevas tecnologías suponen nuevos retos para todos y, por qué no, nuevas emociones que gestionar en los equipos. La avalancha de información -el 90% de los datos que manejamos hoy se ha generado en los dos últimos años- obliga a un liderazgo dinámico en el que debemos gestionar estrategias a ritmos cambiantes, con el foco a medio plazo, pero, al mismo tiempo, atentos a cambios vertiginosos constantes.

Las personas siempre seguirán siendo el punto imprescindible de nuestras organizaciones y el líder tendrá que saber motivarlas, gestionar su talento, comunicarse, fomentar su formación y ser coherente para retener su confianza, además de ser un guía imprescindible en innovación. Debemos aprender a gestionar carreras de personas que no les importa cambiar más a menudo de trabajo, que exigen carreras profesionales dinámicas y también conciliación y nuevas fórmulas de trabajo que, de nuevo, nos permite la tecnología.

Parece que no es tiempo para que los líderes descansen.

ESPERANDO A NUESTRO ROBOT

Ya sabemos que la robótica va a entrar de lleno en la logística y creo que en este blog dejamos constancia periódicamente de la influencia de las nuevas tecnologías en la industria, y más concretamente de los robots en la industria 4.0. Hoy lo recuerdo al hilo de un importante estudio publicado sobre robótica e inteligencia artificial que afecta de lleno a este sector en el que ya empezamos a familiarizarnos con esas imágenes de un robot circulando por una nave industrial. Una secuencia pronto muy familiar si tenemos en cuenta algunas cifras como la de los 15.000 robots que Amazon tiene ya desplazándose por sus almacenes.

Leer más…