AL TANTO DE LA IGUALDAD DIGITAL

 

 

Termina un año en el que hemos vivido una explosión de protagonismo de las mujeres que hemos visto incluso en las calles. Mientras, en el ámbito laboral, continúa el trabajo por conseguir la igualdad de la mujer: tanto en lo que respecta a la brecha salarial como en lo referente a otros aspectos de influencia. Este año que termina ha puesto de relieve una de las revoluciones más importantes que vivimos en este siglo XXI, la de las mujeres reclamando su puesto; la de la mitad del talento de las empresas situándose en ese puesto.

¿Hasta qué punto las empresas se han dado cuenta de que no se puede desperdiciar o infravalorar el talento de la mitad de la población? ¿Hasta qué punto la participación de la mujer no es un tema exclusivo de Recursos Humanos y se integra ya en la estrategia de las compañías para los próximos años? ¿Se ha asumido que no es una cuestión sólo de ir con los tiempos sino de rentabilidad y de estrategia? ¿Y que los equipos diversos pueden ser más creativos e innovadores y, también más empáticos?

Me parece importante destacar que todos los programas e iniciativas que se llevan a cabo en este sentido tienen lugar en la omnipresente transformación digital. No podemos perder de vista que debemos estar en primea línea a la hora de incorporarnos a la nueva cultura, las nuevas tecnologías, los nuevos perfiles de trabajo, las nuevas capacitaciones. A las mujeres, como a los hombres, no se nos puede llevar esta ola. Cuestión de estar alerta: un reciente estudio del Fondo Monetario Internacional asegura que la mecanización va a afectar proporcionalmente más a las mujeres que a los hombres, va a ser más perjudicial para sus puestos de trabajo. Esto ocurre porque ocupan a menudo los puestos más rutinarios o muchos de los puestos que no exigen mucha especialización y, por tanto, pueden ser sustituidos con más facilidad por las máquinas. Otros informes, sin embargo, aseguran que las mujeres ocupan a menudo puestos más relacionados con la empatía o las relaciones y eso no es sustituible por la máquina.

Christine Lagarde ha llamado la atención sobre este tema para que las empresas estén al tanto y seis economistas de este organismo han firmado un trabajo en el que cuantifican este tema asegurando que, en 30 países, los 28 de la OCDE,además de Chipre y Singapur, están amenazados los  puestos de trabajo de unos 26 millones de mujeres por la tecnología durante los próximos veinte años. Siempre estarán más amenazados aquellos puestos que requieran menos formación, que sean más fácilmente sustituibles por eso son tan imprescindibles los programas y campañas de formación en todo el mundo para que las mujeres opten por carreras tecnológicas que son las que les van a asegurar mucho mejor una carrera profesional exitosa. Talento sin género también en lo digital.

Por otra parte, tenemos que felicitarnos que toda esta tecnología y transformación digital puede jugar mucho a nuestro favor porque va a facilitar la conciliación y la flexibilidad en los puestos de trabajo. Es algo en lo que empresas y profesionales ya están coincidiendo.

 

 

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next Article¡FELIZ NAVIDAD!