LA EXCELENCIA Y EL FUTURO DIGITAL

El Club Excelencia en Gestión prepara su próximo Foro 2015 y he compartido con ellos un mensaje para los asistentes al encuentro. Creo que, como todos los años, va a ser una magnífica oportunidad para valorar la situación actual de nuestro país desde distintos puntos de vista y sectores. Y, como siempre, también una gran ocasión de intercambiar opiniones y compartir experiencias en un momento tan complicado como éste, con tantas incertidumbres que nos llegan desde cualquier lugar del mundo cualquier día.

“Los cimientos del nuevo crecimiento: Talento y Excelencia país” es el lema escogido para este año en un momento en que abundan las declaraciones y los mensajes positivos de recuperación económica y estaremos pendientes de ello para comprobar cómo evoluciona la situación.

Yo diría que, si una crisis es una oportunidad, ésta debería ser la enorme oportunidad de sentar esos nuevos cimientos que se plantean en los debates del Foro. Creo que en ese nuevo crecimiento que vislumbramos, las compañías y los directivos, debemos aportar lo que nos corresponda, y, en este momento, lo que nos toca poner encima de la mesa es la digitalización. La transformación digital no es el futuro, es el presente y ya está aquí en el internet de las cosas en nuestras vidas, en la industria 4.0 y en la gestión del Big Data, entre otras muchas cosas. Creo que adaptarnos a ese mundo digital es nuestro reto ineludible, es la base de esos nuevos cimientos, sobre todo porque no hay elección y porque nuestros competidores en todo el mundo así lo hacen. Todo ello implica innovación y modernidad, también talento, como se menciona en el enunciado de este Foro, y, claro está, excelencia, porque en un mundo tan nuevo hacen falta nuevas regulaciones para nuevas situaciones y riesgos.

Hoy, estamos manteniendo nuestros negocios actuales y abordando al mismo tiempo nuevos modelos digitales, y creo que ya muchas empresas y también instituciones en nuestro país han entendido el reto que supone poner en marcha los nuevos productos, nuevos procesos, nuevas habilidades directivas, y nuestros nuevos clientes cada vez más exigentes. El mundo digital es un escaparate y eso nos obliga a que esos cimientos sean más excelentes y transparentes.

Leer más…

QUIERO SER EXCEPCIONAL- CON UN EXCELLENCE TOUCH

 

Blog de Juan Liquete, Secretario General del Club Excelencia en Gestión

En los complejos tiempos tan competitivos por los que atravesamos, pero que han llegado para quedarse no nos engañemos, muchos estamos encontrando crecientes dificultades para satisfacer las demandas de nuestros clientes, mientras estamos teniendo que contener e incluso recortar los gastos de todo tipo, incluso los que afectan al factor humano. El desempleo está en cifras desconocidas por lo abultadas y las reducciones salariales son el pan nuestro de cada día.

Por eso otra pregunta clave hoy es ¿cómo conciliar el reto de satisfacer, entusiasmar, clientes cada vez mejor, con la necesidad de contener, o incluso reducir, el número de colaboradores en tu equipo? La respuesta Dylan ….“my friend, is blowing in the wind”…. no es la que te voy a dar, pero sí una que apunta a nosotros mismos, en lugar de remitir esto a la tarea de las empresas. Mi respuesta es, desarrollar nuestras competencias para tratar de convertirnos en profesionales y personas excepcionales. Ni más ni menos.

Cuando uno amplía y potencia sus competencias hasta sobresalir en ellas, la productividad se dispara y junto con ella la rentabilidad. Sin embargo, durante mucho tiempo lo habitual ha sido, identificar debilidades para después corregirlas, más que identificar fortalezas para después acercarlas a la excelencia.

Si uno tiene debilidades significativas, unas que pudiésemos calificar de graves carencias, mejorarlas puede tener un impacto positivo sustancial en la eficacia global. Sin embargo, aunque centrarse en debilidades te pueda llevar a una posición donde tu comportamiento no represente una rémora para tu rendimiento general, eso no te elevará mucho más allá. Y ¿por qué digo esto? Porque los diferentes líderes que he conocido a lo largo de una ya larga carrera profesional, con los que he trabajado directamente, diría yo que todos eran y son excepcionales, aunque todos tenían o tienen debilidades, porque no eran ni son perfectos.

Entonces, si tienen debilidades los líderes sobresalientes ¿qué es lo que les hace excepcionales?…. Respuesta: ¡sus fortalezas! Aquello en lo que son excepcionalmente buenos, contrarresta y oscurece las debilidades que puedan poseer.

Por ello, si inviertes todo tu tiempo en corregir debilidades, tus fortalezas potenciales nunca alcanzarán la cota de excepcionales. De ahí que se imponga un cambio de prioridades, es decir, que pasemos de intentar no estar por debajo de la media en nada, a buscar el excellence touch en unas relativamente pocas competencias, pero eso sí, en aquellas que tengan un gran impacto sobre los demás y te puedan llevar a convertirte en alguien excepcional.

Además, hay una gran diferencia en motivación entre centrarte en corregir debilidades y potenciar fortalezas. Esa diferencia de motivación, hablo por mi propia experiencia, tiene enormes consecuencias sobre el éxito final de tu empeño. Cuando intentas mejorar tus debilidades con perseverancia, se logran progresos, pero cuando trabajas tus fortalezas sistemáticamente, los progresos son sorprendentes. Esto es obvio porque si trabajas sobre algo con lo que disfrutas, inviertes más tiempo y pones más energía y entusiasmo en ello.

Una competencia en la que eres suficientemente bueno, que además en la organización en que trabajas es altamente valorada y por la que sientes cierta atracción o pasión, es la competencia ideal para trabajar sobre ella. Los valores universales de la excelencia de los que hemos hablado en ocasiones anteriores, proporcionan pistas para escoger acertadamente. Muchas de esas habilidades se aprenden observando a otros cómo las ejercen, especialmente a los líderes que admiramos. El coaching formal e informal que puedas obtener de aquellos con los que trabajas o de coaches externos, es también enormemente útil. Ahora bien, solo podrás beneficiarte del feedback que puedas recibir, si realmente crees en ello y aceptas sin reservas el que te ofrezcan. Y no es fácil, porque es preciso ser al mismo tiempo, humilde y reflexivo, íntegro y honesto, receptivo y proactivo, para actuar y responder con energía y entusiasmo.

Por todo ello, el lugar donde trabajas, las organizaciones como el Club Excelencia en Gestión donde participas, así como la función que desempeñas, ofrecen por sí mismos un enorme abanico de oportunidades que, utilizadas adecuadamente, juegan un importantísimo papel en nuestro objetivo de convertirnos en alguien excepcional, pero claro, si quieres serlo.

 

 

 

 

 

ZUFIRIA, POR LA CONFIANZA EN LA MARCA ESPAÑA

El Presidente del Club Excelencia en Gestión, Juan Antonio Zufiria, ha defendido la necesidad de aumentar la confianza en la marca España y lograr que “todo lo que proyecte” el país, tanto hacia dentro como hacia fuera, se perciba asociado a “Excelencia”.

Zufiria considera que la economía necesita “imperiosamente” que los productos y servicios españoles sean demandados en el mercado exterior y la ‘marca España’ es un símbolo que debe generar confianza. “Dicha confianza se trasladará automáticamente a nuestras empresas, que son las que exportan y atraen consumidores, del mismo modo que también la buena imagen de marca de nuestras empresas se acaba trasladando a la marca del país, aumentando así la confianza en ella. Es un círculo virtuoso”, ha manifestado.

Por esta razón, ha explicado Zufiria, se debe construir desde las empresas una nueva relación con los clientes. “Debemos abrazar la innovación y convertir toda la información a nuestro alcance en conocimiento valioso que nos ayude a transformar nuestros procesos de negocio”, ha atajado.

Zufiria ha señalado que desde el Club Excelencia en Gestión se permanece en contacto “permanentemente” con las organizaciones escuchando las inquietudes. “Precisamente, y dada la sensibilidad que existe dentro del tejido empresarial hacia la marca España y el impacto que pueda estar produciéndose por la crisis, hemos elegido como tema central para el XXI Foro anual 2013, “Marca España: Claves para generar confianza en nuestras empresas”, ha indicado.

El directivo ha informado que en el Club se intenta dar respuesta, entre otros temas, a cómo está y lo que puede llegar a conseguir España, su capacidad para poner en valor y desarrollar su “marca”, cómo se ve a España desde el exterior respecto de otros países, los puntos fuertes y débiles de su imagen de marca y qué pueden hacer las empresas para aprovechar las fortalezas y corregir las debilidades.

 

 

 

EL RIGOR CIENTÍFICO APLICADO A LA INNOVACIÓN EMPRESARIAL

(Artículo de la revista Executive Excellence)

http://www.eexcellence.es/index.php?option=com_content&view=article&id=109:francisco-alcaide&catid=39:alta-direccion&Itemid=41