MENTORES A LOS VEINTE

 

 

Quería hoy recuperar en este blog el tema de la diversidad que hemos comentado en otras ocasiones. La diversidad referida a su más amplio aspecto. Es decir, no hablamos de hombres y mujeres sino de la diversidad en equipos por edad, experiencia, religión, raza, nacionalidad…

Y hay uno de esos factores en concreto que nos puede llevar más lejos cuando nos planteamos cómo gestionar equipos humanos con éxito. Me refiero al trabajo conjunto de profesionales de diferentes edades y, concretamente, a los programas de mentoring que, como todo en las empresas, está experimentando muchos cambios.

Hace algunas décadas la empresa Nokia puso en marcha unos programas de mentoring inverso. Es decir, programas que ahora convertirían a los millennials en mentores de los veteranos de las compañías. Una evolución revolucionaria para lo que se supone que es el mentoring, esa práctica por la que se ofrecen consejos, información o guías por parte de las personas con experiencia y trayectoria profesional dilatada hacia los que comienzan su vida profesional.

La revolución digital nos trae también este curioso cambio en una actividad tradicional que pasa a ser una actividad de colaboración e intercambio. Los más jóvenes, los nativos digitales, pasan a ser asesores o mentores en cuanto a lo que se refiere a las herramientas tecnológicas. No solo se trata de “jugar” con aparatos móviles. Los más jóvenes tienen otra forma de comportarse que incide también en los negocios y les llama la atención que sus superiores o personas más adultas no recurran a la red para cualquier actividad o iniciativa como lo hacen ellos. Consultas a consumidores, consultas a cool hunters (cazadores de tendencias), intercambios de opinión en páginas especializadas sobre productos o servicios son su medio de comportamiento más habitual mientras que otras generaciones no tienen todo eso en cuenta y recurren a herramientas más tradicionales cuando emprenden proyectos. Es el mundo del click y de la rapidez, de la inmediatez, que domina muchos negocios en la actualidad con la visión a medio plazo y la visión general del negocio.

Proliferan también las redes sin ánimo de lucro en las que se intercambian asesoramientos y los que tienen experiencias más dilatadas pueden dar forma a negocios intuitivos, pero insuficientemente construidos. Hay redes de mentores especializados en asesorar a empresas en crisis y para ello es imprescindible mucha experiencia.

No parece que el mentoring generacional, inverso o recíproco sea fácil desde el primer momento. Aceptar en las dos partes que queda mucho por aprender y tener la humildad de enseñar lo que se sabe de forma acertada no parece fácil en todo momento. Sí debe ser muy enriquecedor para las dos partes cuando se consiguen resultados.

Entre las numerosas definiciones de mentoring que se pueden encontrar, la de Gordon F. Shea recoge bastantes aspectos del mismo: “El Mentoring consiste en desarrollar, cuidar, compartir y ayudar en una relación en la que una persona invierte tiempo, know-how y esfuerzo en potenciar el desarrollo de otra persona, en el ámbito de los conocimientos y las habilidades, y dar respuestas a necesidades críticas de la vida de esa persona en direcciones que preparan al individuo para una productividad mayor o un éxito en el futuro”. Solo faltaría añadir que es de ida y vuelta.

EL FUTURO YA NO ES LO QUE ERA ( y II)

Mencionaba en mi post anterior algunos acontecimientos que más que llevarnos al futuro, nos lo traen ya al día a día. Hablaba del hyperloop, ese tren que se probará en Málaga y que se parecerá más a un avión que a un tren tradicional y que acortará las distancias y potenciará la calidad de vida a un ritmo insospechado hasta hace poco. Hablaba de coches autónomos, de cómo va a cambiar la forma de trasladarnos y la vida en las ciudades. Y mencionaba algunos comentarios del CEO de Mercedes Benz que con clarividencia examinaba así el futuro de su sector. Leer más…

LA EXCELENCIA EMPRESARIAL DE HOY

A menudo he hablado de la Excelencia empresarial en este blog y lo he abordado desde distintos puntos de vista. Con la tranquilidad que dan las vacaciones, se puede obtener más tiempo para definir las cosas imprescindibles en la gestión de nuestras compañías. Hay algunos factores que se pueden enumerar para buscar el mejor conjunto de factores que llevan a la Excelencia. Leer más…

¿QUÉ FUE DEL TRANSPORTE?

 

 

Muchas noticias últimamente nos hacen pensar en cambios que se avecinan en nuestra vida diaria relacionados con el transporte, cambios que a los que nos dedicamos a sectores relacionados con él hace tiempo que nos llevan a debates y nuevas iniciativas porque, como en otros campos, el futuro ya está aquí y, en la medida de lo posible, hay que anticiparse. El futuro de muchas empresas depende de ello. Leer más…

¿LOS NUEVOS CUARENTA, LOS NUEVOS TREINTA?

Si Hollywood ha descubierto los becarios cuasi jubilados en sus películas como lo fue Robert de Niro en “El becario” y también el drama de los profesionales que pierden el trabajo a una edad que no sospechaban, será que responde a alguna realidad. Pero no hace falta irse al cine ni a ningún lugar lejano para detectar esa nueva corriente de “los cincuenta son los antiguos cuarenta.”

Lo están descubriendo los propios profesionales, las compañías y en ocasiones la propia Administración y resulta que los mayores de cincuenta ya no son ese grupo que pierde el trabajo sin remedio ni posibilidad de volver a recuperar uno. De hecho, desde inicios de 2015, la tendencia se ha invertido, según la Encuesta de Población activa, que indica que un 64% de los nuevos empleados contratados tienen más de 50 años. En el último trimestre de 2017, el desempleo de este grupo se había reducido un 10%.

El por qué se ha invertido la tendencia de prescindir de los trabajadores seniors puede tener muchas versiones, pero una de ellas es que las empresas encuentran falta de talento para los puestos que tienen que cubrir o no encuentran los perfiles adecuados lo que ha llevado a valorar la experiencia y flexibilidad acorde con las condiciones salariales nuevas. En cualquier caso, en el momento del envejecimiento demográfico tan fuerte que registra la sociedad española, esto no es un tema menor.

Es, desde luego, un nuevo reto para los Departamentos de Recursos Humanos, tanto para captar a estos profesionales como para integrar equipos diversos. ¿Qué ventajas encuentran las compañías al contar con ellos y que les diferencie de otros colectivos profesionales? Logran sumar experiencia para resolver problemas, inteligencia emocional y una mayor capacidad de adaptación, según los expertos. Por otra parte, esto no es bondad, es competitividad porque aprovechar ese talento redunda en equipos más diversos que, como he dicho en muchas ocasiones, lleva a esa competitividad.

Las empresas tienen que encontrar su lugar adecuado dentro de la organización y, por su parte, este colectivo debe mantenerse en esa clave de learnibility, abiertos a una nueva formación y a tener un carácter emprendedor sin esperar, simplemente acomodados, a la jubilación. De hecho, podrían llegar a ser nuevos “influencers”, de los que quieren captar las marcas ya que los mayores de 50 años ya representan un 38,5% de la población de los 13 países europeos y son los que controlan el 70% de la riqueza mundial y suponen el 50% del consumo.

Mientras triunfan en la red, quedan muchas cosas que arreglar si tenemos en cuenta algunas estadísticas como las de Eurostat y que dicen que en el conjunto de los 28 países de la UE la tasa de ocupación del colectivo de entre 55 y 64 años de edad se sitúa en el 53,3%; es decir trabajan 53 de cada 100 ciudadanos de esa edad. En 16 de los países socios, varios del centro del continente, los mediterráneos y tres de las cinco economías más fuertes de la región como son Francia, Italia y España, ni siquiera trabaja uno de cada dos mayores de 55.

Programas de formación dentro de la empresa, programas de mentoring para potenciar su conocimiento por parte de la empresa e incentivos para las contrataciones para este colectivo pueden ser propuestas potencialmente importantes y que  no deberían tardar.

LAS COMPRAS LLEGAN SOLAS

  

Ya nos habíamos acostumbrado a los drones sobre nuestras cabezas y, sin respiro, tenemos que empezar a acostumbrarnos a que aparezcan nuestros paquetes solos. La nueva versión de la logística nos presenta las entregas a domicilio sin conductores, una nueva versión de la logística que hoy me gustaría comentar, para no sorprendernos cuando veamos un camión sin ventanas ni conductor trayendo nuestras compras. Leer más…

LA UNIVERSIDAD DE LOS DIGITALES

 

Ahora que el curso está recién terminado y vemos en televisión el ritual de todos los años de los exámenes de selectividad, el agobio y la angustia de muchos estudiantes que se juegan la carrera que van a comenzar al curso siguiente, no está de más recordar, y también recordarles, que elegir una carrera empieza a ser un proceso cada vez más complicado. El mundo digital ha llegado para condicionar la vida de los futuros profesionales, de las nuevas generaciones que se consideran nativos digitales y que, sin embargo, no están reflejando exactamente esa situación en la elección de sus estudios. Leer más…

LA DEMOGRAFÍA A LA PALESTRA

 

 

Nuestro crecimiento es negativo. No me refiero a la empresa, ni a la economía; nuestro crecimiento es negativo en número de población lo que, como es evidente, es un serio problema. Lo leíamos hace unos días en los medios de comunicación en términos que pueden parecer alarmistas y me pregunto si, en realidad, parece un reto del que se habla mucho, de esos que, de vez en cuando, salen a relucir, pero del que se concreta poco desde las instituciones una vez que se diluyen los titulares. En las últimas semanas se roza algo más por la actualidad preocupante del sistema de pensiones. Leer más…

PEQUEÑAS Y RESPONSABLES

 

Sin perder de vista a las pymes. Algo así sería el tema que quiero compartir hoy; más bien una reflexión sobre lo que he hablado en muchas ocasiones de la necesidad de actualizar y cuidar la Responsabilidad social corporativa que debe ajustarse a los nuevos parámetros, pero en relación con las pymes.

Sería la ocasión de mencionar que no se trata de esa responsabilidad social corporativa con mayúsculas que se traduce en grandes proyectos de nuestras grandes empresas; también las pequeñas y medianas deben tenerla en cuenta y, a propósito de ello, me gustaría mencionar el trabajo Guía de Buen Gobierno para pequeñas y medianas empresas del Consejo General de Economistas y Cepyme.

Veo que se han desarrollado doce principios básicos y veintiséis recomendaciones y que se habla de la necesidad de la autoevaluación lo que me lleva a considerar que resulta necesaria la apuesta por la Excelencia que surge después de una autoevaluación. La Excelencia que nos va a llevar a ser competitivos de manera sostenible y el buen gobierno es una ventaja competitiva para sobrevivir y continuar adelante en nuestras organizaciones.

El tema cobra especial importancia en nuestro país porque, atendiendo a los datos a enero del año 2016 de que en España hay 3.232.706 empresas, de las cuales el 99,88% son pymes de menos de 50 empleados, y a que el 95% del total de las empresas son micropymes (casi el 3% más que en la Unión Europea), queda claro que todas las iniciativas para fomentar esos códigos de buen gobierno en ese sector deben ser más que bienvenidas.

A pesar de ser pequeñas, sus líderes se han reconvertido para competir en un mercado global y, en ese nuevo escenario en el que se desenvuelven, la RSC les aporta precisamente valor y competitividad; se enfrentan a una nueva competencia a la que se hace frente mejor guiándose por los principios del buen gobierno. De hecho, hay países que apuestan por no trabajar o comerciar con empresas que no presenten informes o memorias con proyectos de responsabilidad social, con códigos de buen gobierno implementados. Ese es el nuevo mercado para todos.

Aunque a menudo se plantean las dificultades de invertir en RSC por parte de las empresas pequeñas, también es cierto que es algo muy valorado por sus empleados porque un 82% de ellos valoran positivamente la ética y la RSC en sus organizaciones. Lo señala así un informe de la Universidad Pontificia de Comillas. Por su tamaño precisamente son empresas muy cercanas y muy presentes en la vida cotidiana a menudo; su responsabilidad y su acción social tienen un impacto rápido y cercano.

Por otra parte, parece lógico pensar que una estructura pequeña permite ser más ágil y flexible lo que puede suponer muchas ventajas cuando se trata, por ejemplo, de favorecer la conciliación de los empleados. Trabajar con flexibilidad no debe perjudicar los resultados, más bien al contrario, y las organizaciones con pocos empleados lo tienen más fácil en ese sentido.

Porque en las prioridades de la gestión hoy en día tendrán que referirse a la diversidad, la conciliación, la digitalización, a la transparencia, factores todos relacionados con esa excelencia y competitividad y, finalmente, con el Buen Gobierno.