CIBERNAVIDAD

Vivimos días de tradiciones. Imposible evadirse de ellas si alguien lo quisiera. Igual que ocurre con tiempos de vanguardias aceleradas precisamente por las fiestas. Las tendencias se vuelven obsoletas cada vez más rápidamente; ya no tenemos tiempo de habituarnos a casi nada antes de que algo convierta la última novedad en caducada y, sin embargo, hay algo de positivo en todo ello porque quiere decir que surgen constantemente nuevas oportunidades.

Este tiempo de Navidades son un gran escaparate para las nuevas tendencias y para despedir este año, consciente o inconscientemente, vamos a recurrir a las nuevas tecnologías; por ejemplo con el ecommmerce viendo que nuestros regalos llegan directamente a nuestra puerta. Se amontona el trabajo para los profesionales de la ciberseguridad porque, seamos precavidos o no, cada vez más a menudo nuestros datos se integran en la red, en la nube, el big data. Y, aunque los ordenadores personales seguirán siendo los más vulnerables a los ataques informáticos, los teléfonos móviles también lo serán porque van a ser los grandes protagonistas de las nuevas tendencias digitales.

Un informe elaborado por Adigital, Confianza on line y Beruby estima que las ventas alcanzarán los 3660 millones de euros en esta campaña de Navidad; un incremento de 13,07% frente a la navidad de 2015. Estos días festivos y de tradiciones representan un 15,32% del total de consumo on line realizado durante todo el año.

De modo que la tradición continúa, pero empiezan otras. Nos llaman los mejores precios desde las pantallas de nuestros dispositivos y cambian los hábitos de muchos que se acercan, primero, al comercio tradicional para chequear o probarse productos y luego adquirirlo en la web a mejores precios. Consumiremos on line sobre todo turismo seguido del retail y la electrónica. Es el momento de ofertas especiales porque casi un 65% reducen los precios con ofertas especiales estos días. Es tiempo también para experimentar con nuevos canales de marketing. Y cómo no, es el momento del gran reto de la logística por las compras y también por las devoluciones. Hora de mostrar la automatización en la cadena de valor de la logística; de la logística más vanguardista para la tradición más secular.

Como es el caso de una compañía de bebidas que ofrece esta Navidad, tras un acuerdo con Amazon, la entrega de bebidas frías gratuitamente en un plazo de dos horas y en una hora por un módico precio. Nadie quiere pasar de largo por todo lo que la tecnología nos está ofreciendo. La logística, por otra parte, tiene trabajo para proteger las cadenas de suministro para luchar contra las falsificaciones. Lo dicho, no hay respiro ni para el ingenio ni para los profesionales de la logística y el ecommerce.

Entramos en el 2017. Seguiremos comprando a través de nuestras pantallas cada vez más y podemos presuponer algunas tendencias: los comercios irán aceptando el pago por móvil; seguirán instalándose los beacons, los dispositivos que registran datos de los visitantes en los establecimientos y que permiten ofertas especializadas; la compra será también multicadena, es decir que empiezas a comprar en un dispositivo y concluyes en otro; la publicidad será personalizada y se dispondrá de filtros de ubicación. El Big data y los hackers pueden ser también grandes protagonistas en Navidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleNUEVO AÑO, NUEVA ECONOMÍA