DAVOS, TOMEN NOTA

 davosHe tomado nota en los últimos días de algunas conclusiones de la reunión de Davos. Conclusiones o sugerencias, bien documentadas, bien analizadas por los mejores expertos y que vale la pena tener en cuenta porque nos afectan de lleno en los próximos días. Por ejemplo, que cinco millones de puestos de trabajo se van a perder para siempre en cinco años. Algunos llaman a este proceso, la tormenta perfecta.

En paralelo, otro informe afirma que las industrias, en plena disrupción, necesitarán nuevos perfiles de profesionales y aumentará la demanda de informáticos, matemáticos, ingenieros y arquitectos, pero se presume que habrá muchos puestos de trabajo que no se podrán cubrir.

Y ahí entra de lleno otro informe de Davos sobre el papel y la responsabilidad de los consejeros delegados y Ceos de las empresas en las que deben encontrar la forma de encontrar y retener a los mejores talentos que van a hacer competitivas a sus organizaciones. Probablemente los roles serán cada vez más especializados y por eso hay que fijar la atención en la formación de los empleados que deberán especializarse.

Un informe de Accenture, presentado en este Foro, apuesta por que los consejeros delegados se ocupen de liderar esta transformación entre sus empleados para que estén listos cuando llegue el momento del cambio. En realidad, les insta a estar preparados y a saber crear la fuerza laboral del futuro en la que, opina, debe resaltarse el liderazgo, el pensamiento crítico y la inteligencia emocional y continúa diciendo que, si se duplica el número de trabajadores con esas cualidades, la cuota de trabajos con riesgo de ser automatizados se reduciría en 2015 del 10% al 4% en EEUU y del 15% al 10% en Alemania.

La economía digital se caracteriza por la velocidad, por el acceso universal a la información para cualquier persona en cualquier parte del mundo, es decir, la interconectividad y eso nos ha llevado a que la separación entre vida profesional y personal es cada vez más ambigua con nuevas formas de trabajo presencial y on line, teletrabajo… y a que las relaciones entre los empleados y jefes también sean cada vez más distintas. El líder deberá conseguir entornos viables en innovación, ágiles, donde sus empleados desarrollen sus carreras profesionales y en esa nueva fuerza laboral cobra tanta importancia o más que la remuneración económica, factores como la calidad de vida, el compromiso, el bienestar…

No hay miedo en los trabajadores, según este estudio, a la automatización y la tecnología ya que, afirman los autores del mismo, más de dos tercios de los encuestados creen que las nuevas tecnologías como podrían ser los robots o la inteligencia artificial les ayudarán a ser más eficientes y a mejorar la calidad de su trabajo.

Tomemos nota los directivos: en el centro de sus prioridades hoy se encuentra esa fuerza laboral de futuro.

 

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleDIGITALES, PERO MÁS HUMANOS