DIVERSIDAD Y CONCILIACIÓN

El día 21 de mayo se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo que busca promover la diversidad en todos los ámbitos y mejorar la convivencia. Esto me recuerda que, en este blog, he escrito en numerosas ocasiones sobre la diversidad en el mundo de la empresa, sobre la necesidad de gestionar a través de ella, y de conseguir, también a través de ella, un gobierno corporativo que tienda a la excelencia y obtenga los mejores resultados para la compañía.

Esta celebración me lleva a pensar cómo gestionarla cada vez mejor en el ámbito de las organizaciones que dirigimos en este mundo global y, una conclusión inmediata al respecto es que hay que apostar por la flexibilidad y la conciliación.

Creo que existen tantas formas de conciliación como personas, que éste es un asunto que depende de la logística doméstica particular de cada uno y que debe afectar a toda la cadena porque también los primeros ejecutivos debemos procurar un entorno de trabajo flexible que nos permita a nosotros y a nuestros equipos la flexibilidad para conciliar.

La conciliación, que favorecerá la diversidad, requiere flexibilidad por parte de la compañía y también del trabajador en el sentido de que debe verse correspondida con compromiso y con alto rendimiento, esto último muy importante porque favorecerá que se vaya renunciando al presentismo y que esa conciliación no suponga un obstáculo real para la carrera profesional de nadie.

La flexibilidad en el lugar de trabajo y en horario en el día a día son imprescindibles. En este sentido, creo que una recomendación fundamental es el establecimiento de objetivos individuales y de empresa muy claros que permitan cuantificar el rendimiento de cada persona. Por otro lado, una segunda recomendación sería que la diversidad sea un objetivo también de la más alta dirección de las compañías porque eso permitirá controlar que la gestión se oriente en ese sentido en todos los departamentos.

Debemos interiorizar que la diversidad no es una cuestión de moda, es decir, no es una mera decisión estética en el management, sino que afecta directamente a la cuenta de resultados porque promueve la rentabilidad y nos hace más competitivos. En suma, es mucho mejor para el negocio ser diversos que no serlo. Distintos puntos de vista, distintos modos de management, conocimientos y actitudes enriquecen las soluciones y los proyectos. Y así, se produce una simpática simbiosis entre  flexibilidad y diversidad .

Desde luego, un aspecto fundamental en materia de diversidad es entenderla en el sentido más amplio de la palabra y del concepto en sí: diversidad de género pero también de nacionalidades, experiencias, edades, carreras, etc. Por cierto que en relación a esa diversidad de género tan escuchada en la actualidad, no deja de ser cierto que por ello no deja de ser aún todo un reto, fundamentalmente cuando se focaliza en la Alta Dirección. De acuerdo con los últimos datos que se manejan, todavía hay un escaso 20% de presencia de mujeres en los consejos de dirección y sólo uno de cada cuatro cargos directivos en las empresas españolas es ocupado por una mujer.

Volviendo al Día Internacional de la Diversidad, merece la pena recordar los movimientos internacionales que en este momento promueven el apoyo a mujeres en todo el mundo para aumentar su proyección profesional, y, sobre todo, los referentes a las más jóvenes para asegurar su formación y la formación más técnica y tecnológica que sigue siendo mayoritariamente masculina. Son la cantera del talento y la diversidad.

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleLA TRANSFORMACIÓN DEL BUEN GOBIERNO