EL ARTE DE COMPETIR POR EL TALENTO

Adelanto la idea principal de este artículo para comentar luego opiniones, datos y reflexiones sobre la Competitividad. Se trata de lo siguiente: seremos competitivos, en gran medida, por cómo manejemos el talento en nuestras compañías.

No solo el nuestro, el que tengamos para manejar nuestras empresas y guiarlas a ser competitivas. También, y fundamentalmente, todo el talento de nuestra organización, el principal motor y la principal fuerza de cambio cuando hay que transformarse en clave continua.

En una Jornada organizada por Expansión, se ha abordado esa gestión de talento al que hay que detectar, atraer, promover y mantener para adaptarnos a los cambios, en realidad porque es nuestra principal baza para ser competitivos.

Es inquietante pensar que el 75% de las profesiones del futuro hoy no existen todavía. Que entre las proyectadas para 2020 se encuentren algunas como el representante personal del profesional, el agricultor de cercanía, asistente médico personal, nano técnico, nano médico, ingenieros profesionales de la domótica, maestros digitales… y otras que todavía ni siquiera hemos definido. Esa incertidumbre no evita que en las empresas deberemos contar con ellos, entender su talento articular, en definitiva, gestionarlo para destacar en el mercado con nuevos perfiles, nuevos roles, nuevas modalidades de trabajo, nuevos conocimientos. Gestionar ese talento, ese activo estratégico, insisto, es lo que nos va a llevar a la competitividad.

Por el lado de los empleados, deberán entender que sólo serán competitivos si se adaptan a la formación continua, son capaces de asumir diferentes roles y papeles y, desde luego, son capaces de trabajar en equipo y en distintos escenarios.

Por parte de los empleadores, coinciden con sus empleados en la necesidad de formación constante, pero en su caso deberán ocuparse muy especialmente de la formación de aquellos que deben buscar el talento, los que tienen que adelantarse a las nuevas necesidades de sus departamentos y la empresa en general, adelantarse a esas nuevas profesiones y saber convencer a unos candidatos exigentes que se comprometan con tu proyecto.

Los profesionales del proyecto de selección tienen en sus manos, gracias a ese proceso de búsqueda y retención del talento, parte de la competitividad que podrá ofrecer la empresa en el futuro.

Sabemos que se trabajará por proyectos cada vez más, que las compañías deberemos ganarnos a los mejores, a los que nos hacen mejores con su talento, para que permanezcan con nosotros. Y en ese talento incluyo la formación, el compromiso, la capacidad de liderazgo por proyectos y por equipos, el ser emprendedor y abierto a innovaciones.

Y el líder de la compañía tendrá que tener él mismo el talento de manejar todo ese talento inquieto que estará adaptándose a novedades continuamente, y hacerlo sin perder el rumbo y transmitiendo constantemente la misión y visión para guiar a todos sus equipos. Tendrá que entenderse en el entorno digital, aunque en estos procesos de captación de talento siempre mantendremos una parte de trato personal.

 

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleSIEMPRE SEREMOS ESTUDIANTES