EL ARTE DE SER INDEPENDIENTES

El Buen Gobierno Corporativo ha sido un tema tratado ya en este blog en otras ocasiones. En concreto, la conveniencia de la transparencia y la diversidad han sido algunos de los aspectos abordados sobre ese Buen Gobierno de las compañías, pero considero que por la transformación que viven muchas compañías, por la digitalización, por las inversiones internacionales en el mundo global, por el relevo generacional y también por la voluntad de seguir las recomendaciones del Código de Buen Gobierno más reciente, vale la pena también detenerse en otros muchos aspectos interesantes que están modificando la composición y el funcionamiento de los Consejos y que determinan el buen gobierno de las compañías en este momento.

Uno de los puntos interesantes a este respecto, en pleno desarrollo para adaptarse a los nuevos tiempos, es el nombramiento de los consejeros independientes que, de acuerdo con la recomendación de ese Código, deberían suponer la mitad del conjunto del Consejo.

El Consejero independiente, el que no tiene vínculos familiares con el Consejo, ni vínculos financieros, ni interés comercial con la compañía, que representa una balanza de equilibrio frente a otros grupos de consejeros, que aporta una visión externa y objetiva y que ayuda así a la toma de decisiones para la mejor competitividad de la compañía, cobra en este momento una influencia importante. También es cierto que lo conseguirá si el entorno y las normas de funcionamiento del Consejo permiten realmente que se pueda conducir con independencia y objetividad.  Es decir, la independencia tiene que ser valorada por parte del Consejo.

Ser consejero independiente debe suponer un compromiso con la eficacia y la competitividad de las compañías y para que éste pueda realizar eficazmente su labor, el Código del Buen Gobierno propone una serie de recomendaciones como la garantía de que se reciban las citaciones a tiempo, así como la información y documentación necesarias para preparar las reuniones y toma de decisiones. También contribuye a esa garantía de independencia y, por tanto, a la idoneidad de los nombramientos, el hecho de que se fijen los perfiles y los protocolos de elección y nombramientos con anterioridad al comienzo de los procesos de selección.

Es una tendencia lógica el desarrollo de la figura de estos consejeros en las empresas del Ibex 35 por esos cambios en el entorno mencionados anteriormente. Su aportación implica una función de equilibrio entre los intereses de los diferentes grupos de interés en la compañía desde los stakeholders a clientes, proveedores o grupos sociales… En este momento de cambios en los mercados, de crisis económica, de digitalización, y de propuestas legislativas parece lógico que en muchos países se apliquen enfoques globales a la hora de conformar los Consejos y se haya decidido captar el talento sin fronteras. Un talento y una trayectoria profesional que se encajarán en el diseño de la estrategia de la compañía.

 

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleEMPRENDEDORES DIGITALES, LLEGAN Y SE QUEDAN