EL FUTURO YA NO ES LO QUE ERA

 

El verano nos ha traído una buena noticia que llama especialmente mi atención porque guarda relación con algunos temas que he tratado en este blog recientemente. Tiene que ver con el transporte del futuro que ya está prácticamente aquí y tiene que ver con los sueños que hayan podido tener algunos al imaginar el transporte del futuro.

Sobre el Hyperloop, el tren que permitirá trasladarse a la velocidad prácticamente del avión, ya hemos hablado y era conocido, pero la buena noticia es que el centro de ensayos y desarrollo que lo va a llevar adelante se encontrará en Málaga por un acuerdo firmado entre Adif y la compañía Virgin Hyperloop One, impulsora de este proyecto.

Allí se ensayará ese tubo a baja presión que albergará un vehículo que se trasladará a 1200 kilómetros por hora. Es la visión de un visionario, de Elon Musk, que cambiará la econonomía, la actividad de las empresas y por supuesto, la logística. Es una de las señales del futuro que ya está aquí en el sector transporte.

Es también una buena noticia que nuestro país se convierta así en un centro de referencia tecnológico, un referente en innovación como no puede ser de otra manera cuando se tiene que desarrollar, probar y validar, atender a la innovación en materiales, seguridad, levitación magnética, telecomunicaciones… todo para este gran proyecto. Nuestra experiencia y prestigio a nivel internacional en el sector transportes y ferroviario algo habrá tenido que ver.

Pero, aparte de las inversiones, la innovación y la transformación del sector transporte que esto va a suponer, nos podemos fijar también en el día a día concreto. ¿Qué significaría este nuevo modo de transporte a ese nivel? Supondría, por ejemplo, recorrer los 700 kilómetros entre Madrid y Tánger en 18 minutos; por ejemplo, aligerar de forma importantísima el tráfico hacia Marruecos de todas esas familias que llegan de Europa. De Los Angeles a San Francisco en avión se tarda una hora, y en hyperloop, treinta minutos. Praga y Bratislava se conectarían en unos minutos así que el proyecto, al menos en Europa, podría quedarse pequeño enseguida según las distancias abordadas. En el desierto el Hyperloop One ha rozado ya los 400 kilómetros por hora. Además, no importará el viento, la lluvia ni los accidentes climáticos y no contaminará.

Habrá que dar tiempo al tiempo para ver en qué se concreta el proyecto visionario que puede traernos el futuro en muy poco tiempo. Mientras, otros proyectos similares se están poniendo en marcha en Europa y China.

Es una pequeña pieza del puzzle que traerá el futuro próximo, en que ya está prácticamente aquí, y que ha concretado de forma inquietante el CEO de Mercedes Benz en un discurso que alerta de que nuestro mundo va a resultar muy desconocido en muy poco tiempo. Y en cuanto a este tema que comento hoy, el sector transportes, él nos recuerda que en 2018 aparecerán los primeros coches autodistribuídos para el público. En poco tiempo será común no querer coche porque puedes alquilar uno en cualquier lugar, conseguirlo por teléfono inmediatamente, no tendrás que buscar aparcamiento y en coches sin conductor podrás trabajar mientras te trasladas. Conseguir un carnet de conducir ya no será tan necesario. Pero hay mucho más en este mundo que está aquí mismo y que vamos a tener que conocer muy muy rápidamente.

 

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleEL FUTURO YA NO ES LO QUE ERA ( y II)