EL INNOVADOR EXCELENTE

Se ha celebrado hace unos días en Bruselas una interesante conferencia sobre Innovación a la que EFQM (European Foundation Quality Management), se ha sumado como partner. En esta “7ª Innovation Summit”, una cumbre que ha reunido a directivos de muchas empresas y representantes de instituciones europeas para abordar el compromiso con la Innovación, se ha trabajado para un Pacto por la Innovación en el entorno del Parlamento Europeo. En este punto de partida de este tema es cuando me gustaría añadir que, en realidad, hablamos también de Excelencia porque, entrando ya en el 2016, creo que no podemos desligar la Innovación de la búsqueda de la Excelencia.

En este encuentro se ha llegado a todos los sectores desde la energía, hasta la industria, el medio ambiente, la bioeconomía, sanidad o seguridad, entre otros… Ha sido un lugar adecuado para buscar un pacto por la innovación entre los países europeos pero no debemos olvidar que todos debemos aportar nuestro enfoque y tenemos unos compromisos particulares que asumir, independientemente de las resoluciones de las instituciones, porque el entorno de transformación, y especialmente de transformación digital, en el que debemos gestionar nuestras compañías actualmente nos abocan a estar permanentemente asumiendo la innovación.

Esta apuesta de EFQM por estar presentes en un importante encuentro sobre innovación refleja la importancia que damos a ésta para conseguir la Excelencia hoy en día. En el viaje a la Excelencia vamos a necesitar de la innovación y de la creatividad en todos los ámbitos de la empresa y crear una cultura de innovación que no se refiere solo a la tecnología -no solo es I+D+i-, sino a todos los ámbitos de la compañía incluyendo desde los procesos de producción hasta las políticas de Recursos Humanos, fundamentales para desarrollar una cultura de innovación y excelencia en cada organización. Tendremos que poner en marcha las metodologías y herramientas necesarias  para potenciar y aplicar esa innovación y creatividad porque la innovación acelera el desarrollo tecnológico, mejora las condiciones de trabajo, también la calidad de los productos finales, la sostenibilidad y, finalmente, nuestra productividad.

De modo que cómo no vamos a estar atentos a la innovación si apostamos por la excelencia cuando nos encontramos con que debemos gestionar el talento de los millennials, integrar aplicaciones en la comunicación interna, el big data, y controlar también que la marca está en manos de todos nuestros empleados cuando actúan o interactúan en la red. Son nuevos retos, entre otros muchos, en los que también debemos buscar la Excelencia como palanca de impulso empresarial.

En la propia Misión de EFQM mencionamos el objetivo de ayudar a las organizaciones a buscar la excelencia sostenible comprometiendo a los líderes a aprender, compartir e innovar utilizando el Modelo EFQM como un medio de impregnar de innovación el ADN de las organizaciones.

No queda otro camino en el viaje a la Excelencia y, además, hace más interesante nuestro trabajo.

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras”. Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleEN EL FORO RRHH