ESPERANDO A NUESTRO ROBOT

Ya sabemos que la robótica va a entrar de lleno en la logística y creo que en este blog dejamos constancia periódicamente de la influencia de las nuevas tecnologías en la industria, y más concretamente de los robots en la industria 4.0. Hoy lo recuerdo al hilo de un importante estudio publicado sobre robótica e inteligencia artificial que afecta de lleno a este sector en el que ya empezamos a familiarizarnos con esas imágenes de un robot circulando por una nave industrial. Una secuencia pronto muy familiar si tenemos en cuenta algunas cifras como la de los 15.000 robots que Amazon tiene ya desplazándose por sus almacenes.

En ese estudio, elaborado con las opiniones de dos mil expertos, se reafirma el papel destacado de los robots en áreas como los transportes, la salud, la atención a los clientes, también en el mantenimiento del hogar y cómo ya adelantaba, en la logística, sobre todo porque optimizan recursos, reducen costes y evitan tareas peligrosas o delicadas. Los de este sector, en concreto, se programan minuciosamente para moverse con mucha libertad por naves y almacenes y para poder trasladar estanterías y cajones repletos de productos. Es un área que vive una transformación acelerada, especialmente por el auge del comercio electrónico y el envejecimiento de las plantillas, y que va a experimentar en los próximos años profundas transformaciones en las relaciones laborales y perfiles profesionales por esta llegada de la robótica en dimensiones importantes.

En el momento actual, nos encontramos en una adaptación de la industria 4.0 porque se calcula que, en diez años, 1,5 millones de trabajos podrán ser reemplazados en la eurozona por este motivo, pero, por el momento, el 80% de las tareas se realizan manualmente. Debería preocuparnos y ocuparnos que la tecnología vaya más rápido que la formación de los profesionales en campos tecnológicos, digitalización, robotización etc… y que en este momento de transición haya la conexión adecuada entre la universidad y la empresa.

Por el momento, se preparan las inversiones en investigaciones para la creación de esos robots con capacidades logísticas tanto en Europa como en Estados Unidos, Japón, Rusia y China. Concretamente, la Comisión Europea invertirá 700 millones de euros en investigación robótica y, además, hay un consorcio de 180 empresas europeas que se han comprometido a invertir 2199 millones de euros adicionales para el año 2020.

Mientras en Asia, avanzan a un ritmo muy rápido como en Taiwan donde una empresa manufacturera ha reemplazado a 60.000 trabajadores y se sabe que China contará en 2018 con la tercera parte de los robots industriales del mundo. En el mundo se vendieron 240.000 unidades en el año 2015, un 8% más que el año anterior.

Operaciones todas ellas que mantienen vigente el pensamiento del fundador de Siemens en el siglo XIX cuando dijo: no podemos predecir el futuro, pero podemos inventarlo.

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next Article¿Y SI EL BIG DATA FUERA EMOCIONAL?