GOBIERNOS CORPORATIVOS, ¿QUÉ OCURRE POR AHÍ?

 

A propósito de Gobiernos Corporativos y Códigos de Buen Gobierno que he tratado en este blog en varias ocasiones, se me ocurre que puede ser interesante echar un vistazo a lo que ocurre a nuestro alrededor. Podemos encontrar muchas similitudes, o no, teniendo en cuenta el mundo global, el mercado único europeo, todo lo que nos relaciona con mercados similares. Algunas pinceladas de lo que ocurre en nuestro entorno próximo nos puede servir de referencia cuando se están transformando tanto los Gobiernos corporativos por el mundo global y la tecnología. La digitalización arrastra los consejos a cambios urgentes.

He leído que Reino Unido ha puesto en marcha una reforma de su modelo de funcionamiento de Gobierno Corporativo con algunos objetivos claros en varios aspectos determinados: impulsar los mecanismos para forzar la rendición de cuentas y aumentar la confianza de los stakeholders. Los organismos competentes considerarían imprescindible que las organizaciones tengan una visión a largo plazo y también hablan de reforzar la confianza en los negocios. Y eso está relacionado con lo que algunas veces hemos tratado sobre la necesidad de generar confianza en la sociedad desde los consejos de administración apostando por la transparencia y normativas sobre trato a los empleados. En aquel país el 1 de enero del próximo año entra en vigor un nuevo código que se elabora con participación de las empresas. Espíritu emprendedor, sostenibilidad, participación de los trabajadores, fortalecimiento de la independencia son algunos de los temas que se consideran prioritarios.

También Holanda ha comenzado este año con cambios en su Código. En la muy reciente revisión se apuesta también por obligar a las compañías cotizadas a incrementar el valor para los accionistas a largo plazo y no al corto, se insta a conseguir más transparencia y se habla de la conveniencia de una cultura sana de los empleados.

Y ¿qué ocurre, por ejemplo, en Estados Unidos? Según una encuesta de Pwc entre consejeros de empresas de aquel país, éstas se enfrentan a grandes cambios y a intereses muy definidos de los stakeholders como el cambio climático, o la diversidad… Consejeros  e inversores muestran a menudo fuertes discrepancias sobre la gestión. Diferencias de género y de la influencia de los consejeros independientes son algunas áreas que provocan fuertes susceptibilidades y cuestionan la necesidad de regulaciones concretas para que las empresas no se atasquen a la hora de tomar decisiones.

En Francia también tienen algunos asuntos pendientes o, por lo menos, revisables cada año, plazo en el que se revisa el Código de Autoregulación que se puso en marcha en 1995 y que regula cuestiones que, en la actualidad, se están revisando como el tiempo de permanencia de los CEOS, la remuneración o el tiempo límite de permanencia tras el que no se garantiza la independencia de un consejero. Francia también ha puesto el foco en la corrupción con algunas medidas que deben adoptarse para garantizar la lucha contra la misma.

Esas son cuestiones que preocupan en la Gobernanza de países de nuestro entorno mientras, como he comentado en otras ocasiones aquí, a partir del Código de Buen Gobierno de Sociedades Cotizadas de febrero de 2015, nos ocupamos en retribuciones, consejeros independientes, funcionamiento de comisiones, profesionalización, digitalización y adaptación a estándares internacionales. El tema de la diversidad en general, y el de género en particular, parece que es un punto a reforzar aún en nuestro país. Probablemente convendría tener referentes de mejores prácticas en materia de igualdad en Buen Gobierno Corporativo y trasladar las mismas al entramado empresarial de nuestro país. Algo habrá que hacer…

 

 

 

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleBUEN GOBIERNO: Y POR AQUÍ ¿QUÉ OCURRE?