LA TRANSFORMACIÓN DEL BUEN GOBIERNO

¿Cómo enfocamos la transformación de nuestras compañías de la manera más acertada? Pensando en este tema de la transformación que he abordado en numerosas ocasiones en este blog, se me ha ocurrido pensar en una vertiente de este proceso que no he tratado nunca pero que me parece fundamental. Se refiere precisamente a esa pregunta que acabo de plantear: ¿dónde comienza la transformación que debe llevar a un revulsivo que la adapte a nuevos entornos y nuevos tiempos y la haga cada vez más competitiva?

Una secuencia lógica de razonamientos en una compañía razonablemente estructurada nos lleva a pensar que la Transformación debería comenzar por su Consejo de Administración, por el Buen Gobierno Corporativo que debe asumirla en su propio funcionamiento y constitución. Si se embarca a una compañía en un proceso de Innovación y transformación, éstas deben llegar lógicamente a los órganos de dirección y gobierno ya que son el motor de la transformación de una organización y parece imprescindible el alineamiento del Consejo con el resto de la organización, los accionistas y el equipo directivo, con todos los grupos de interés también en ese proceso.

¿Qué particularidades deben encontrarse en la Transformación del Buen Gobierno Corporativo? En un tiempo en el que, a la hora de decidir, influyen las consecuencias de la crisis económica internacional, la digitalización y las tecnologías disruptivas, la mayor exigencia de Transparencia, en el que se buscan nuevos modelos de relación de los consejeros con las compañías en cuanto a exclusividad y dedicación, aumentan las inversiones internacionales, mandan los nuevos mercados, se dirige en global, y se impone el relevo generacional, entre otros factores, parece evidente que se imponen cambios en los Consejos de Administración.

En ese sentido y teniendo en cuenta que los propios organismos pueden optar por diferentes variantes particulares hay algunas tendencias generales que estarán presentes en esos futuros Consejos, a mi modo de ver, sin ninguna duda. La Diversidad es uno de ellos y no me refiero solo a la mayor presencia de mujeres que aumentará sin duda, con cuotas o sin ellas, sino también a la internacionalización que se impone con una fuerte lógica porque ¿por qué prescindir de un experto, aunque sea de otra nacionalidad o viva en otro país? La regulación de la temporalidad de los cargos en el Consejo probablemente será revisada y habrá una definición de nuevos perfiles en los que se exigirá una mentalidad innovadora, con capacidad de reciclarse y cierta dosis de emprendimiento, así como con una experiencia internacional para hacer frente a la competencia global que exige consejeros muy profesionales.

Probablemente los accionistas van a evaluar cada vez más a sus órganos de gobierno para seguir de cerca si sus directrices realmente ayudan o no a los mejores resultados de la compañía y también si se aplican las medidas sobre nuevas exigencias de los grupos de interés en relación con medidas medioambientales, socialmente responsables y adaptadas a las nuevas tecnologías. Los nuevos tiempos lo demandan.

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleEN LA ENTREGA DE PREMIOS EJECUTIVOS 2016