LLEVAMOS EL DORSAL 34

Recientemente se ha publicado la foto de los más y los menos competitivos, el Índice de Competitividad Global del Foro Económico mundial y en él España aparece en el puesto 34 entre las naciones más competitivas del mundo. Y si miramos a nuestro alrededor más cercano, estamos en el puesto 18 de Europa. Superamos a países vecinos como Portugal e Italia y nos quedamos a tres de nuestra vecina Francia. Importante resaltar que Holanda ocupa el primer lugar en Europa y el quinto en el mundo, un espejo cercano en el que mirarse.

A menudo hablamos en este blog de competitividad, de cómo alcanzarla, de la necesidad de apostar por la Excelencia para conseguir una competitividad sostenida, de la competitividad que nos da la correcta transformación digital. Y todos los años este Foro nos sitúa a cada país en el ranking que mide “cómo utiliza un país sus recursos y capacidad para proveer a sus habitantes de un alto nivel de prosperidad”. Así que no está de más preguntarse dónde está la clave para seguir subiendo puestos.

En comparación con el estudio de 2016, nuestro país ha mejorado su posición en Eficiencia del Sector Público, en la posición 38, y en Infraestructuras, donde se sitúa en el puesto 26, y ha empeorado en Resultados Económicos, con el lugar 35, y en Eficiencia Empresarial, en el 42 del total de 63 países.

Interesante constatar que los aspectos en los que más se ha avanzado en el último año son el riesgo de inestabilidad política, diferencial de tipo de cambio, estabilidad del tipo de cambio, inflación y velocidad de la banda ancha y los factores más atractivos de la economía española se mantienen: son las infraestructuras fiables, mano de obra cualificada, dinamismo de la economía, actitudes abiertas y positivas.. Y los negativos, aquellos en que se ha deteriorado la competitividad en el último ejercicio son la capitalización de la Bolsa, gasto público en educación por alumno, exportaciones de servicios comerciales y financiación de pensiones.

Los modelos a seguir si nos atenemos a este World Competitiveness Ranking 2017 son Hong Kong, Suiza y Singapur, los tres primeros puestos seguidos de EEUU y Holanda.

Hay otro índice interesante también hecho público estos días que nos premia en nuestro sector triunfador: el turismo. Nos llevamos el oro mundial en competitividad del sector turístico. Hemos subido puestos rápidamente desde 2011 cuando estábamos en octava posición y desde 2013, en la cuarta. Entre todas las variables analizadas España saca la mejor nota media. 75 millones de turistas extranjeros al año no pueden equivocarse. Las infraestructuras, y concretamente el transporte aéreo, son un punto importante a favor según los analistas internacionales.

Dejar constancia también que, en tiempos de revolución digital, la competitividad también tiene que ser digital en este ranking y por ello se han introducido criterios para medir la capacidad de los países de adoptar y explorar las tecnologías digitales, de dirigir la transformación de las actuaciones gubernamentales, de los modelos de negocio y de la sociedad en general. A la cabeza, Singapur, seguido de Suecia, Estados Unidos, Finlandia, Dinamarca, Holanda, Hong Kong, Suiza, Canadá y Noruega. En digitalización, España está en puesto 30.

Este es nuestro lugar en la foto.

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleSER ÁGILES PARA COMPETIR