LOGÍSTICA DIGITAL Y BREXIT

logistica4.0(8)

Cambian las fronteras en cierto modo después del Brexit y eso nos afectará a todos; a todas las empresas, los ciudadanos y a toda la economía en general. La confusión, e incluso la irritación, se dejan sentir tras el referéndum británico pero el análisis concreto de lo que incumbe a cada sector económico no se va a hacer esperar. Para el de la logística, inmerso en su digitalización, se abre un panorama incierto, un reto nuevo por el gran volumen de importaciones y exportaciones que supone el comercio entre Gran Bretaña y el continente con el correspondiente volumen de negocio logístico.

En un análisis de previsiones, es lógico esperar un aumento de aranceles y tasas en el momento de concretarse las negociaciones entre ambas partes en los próximos meses y con ello una subida de precios en los productos importados y exportados que aumentarán sus costes y precios entre sus principales socios comerciales lo que supondrá también un descenso de movimientos entre fronteras. Descenso que implica la consiguiente disminución de servicios logísticos. Nos encontramos con la paradoja de tener que estar pendientes de los continuos avances tecnológicos y de las innovaciones de la industria para agilizar entregas nacionales e internacionales y ser así competitivos en el mercado mientras esperamos una ralentización de una parte importante de la logística en el comercio europeo.

Al definir ese panorama de lo que va a suceder, una vez formalizado el Brexit, nos encontramos con una circulación de personas más farragosa que la actual ya que la ausencia de libre circulación para los ciudadanos británicos aumentará el número de controles y trámites burocráticos lo que ralentizará la entrega de algunos productos. Sin ser pesimistas, pero necesariamente cautos, nos encontraríamos con nuevos riesgos para el negocio logístico que se está transformando a su vertiente digital.

Las empresas empiezan a diseñar nuevas estrategias porque seguramente habrá que replantear los canales de distribución y parece prudente frenar algunas adquisiciones o la puesta en marcha de nuevas tecnologías en plena expansión de la logística 4.0. Podría darse una desconexión de cadenas de suministro regionales mientras se reconstruyen las relaciones y normativa comerciales.

Como un inconveniente puede ser siempre una oportunidad, también algunas empresas buscan ya la forma de relanzar la logística para los minoristas o para aquellos suministradores de nuevos servicios logísticos para las nuevas necesidades de las empresas. Por otra parte, la bajada de la libra anima a los compradores a dirigirse a ese mercado.

Otro sector que nos atañe, el aeroportuario, se ve afectado de pleno. A la espera de posibles cambios sustanciales para él, el Consejo Internacional de Aeropuertos de Europa (Airports Council International) ha apelado a la Unión Europea y a los mercados de aviación de Reino Unido, a que permanezcan integrados en el futuro para preservar la conectividad aérea actual y mantener las mismas normas por las que se rigen los mercados de aviación de Reino Unido y de la UE. Partiendo de la premisa de que el mercado único y liberalizado de la UE ha resultado muy beneficioso para consumidores y empresas, las empresas implicadas en el sector esperamos que se evite una pérdida de conectividad y ésta se mantenga eficiente y fiable. Es obvio también la necesidad de mantener un área y una agenda de seguridad común en lo relativo a la aviación, fortaleciendo la cooperación en inteligencia e intercambiando datos para posibles amenazas terroristas.

Lo dicho, todo un reto imprevisto por delante.

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleLAS COMPRAS VIAJAN EN 4.0