LOS HUBS NOS LLEVAN AL FUTURO

 

Cuando damos a “aceptar” desde nuestro sofá para comprar una falda, un libro o un electrodoméstico, se pone en marcha un engranaje que ni imaginamos. Sabemos que nuestra compra va a llegar pronto y en buen estado en, prácticamente, un cien por cien de los casos. Y eso ocurre porque detrás de nuestro pequeño paquete se mueve un mundo enorme de transporte de carga aérea que no para de crecer y de aplicar las más modernas tecnologías. Es la doble vida oculta de la logística y, especialmente, de los aeropuertos, la que no cesa de máquinas elevadoras, palés o cintas transportadoras.

Por lo que respecta a España, durante 2017 entraron por vía aérea un total de 918.305 toneladas de mercancías, un 15% más que en 2016, de los cuales, 470.795 toneladas lo hicieron por el aeropuerto de Madrid. Este año 2019, a mes de abril y según Aena, este tráfico de mercancía ya se había incrementado casi un 3% en relación con el año pasado. Lógicamente, tiene mucho que ver con el volumen de pasajeros que no para de crecer en todos los aeropuertos españoles; en abril de este año 2019 se contabilizaba un 7% más que en 2018. El año pasado, se superó la barrera del millón de toneladas transportadas con cuatro aeropuertos clave: Madrid, Barcelona, Zaragoza y Vitoria.

Pero, sobre todo, tiene que ver con algunos indicadores como el aumento del comercio electrónico que no deja de crecer y dar vueltas de tuerca al reto de la logística y de transporte de mercancías.

Una buena referencia es el Centro de carga aérea del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, en la actualidad, la mayor concentración de empresas del negocio de la carga aérea de España, con más de 200 empresas instaladas, un centro logístico intermodal destinado a ser el hub de conexión entre España y Latinoamérica y, por qué no, entre Latinoamérica y Asia.

Transporte aéreo, carga (millones de toneladas-kilómetros, según Banco Mundial).

Es muy importante que Madrid sea el hub de carga para Europa del sur y nodo de conexión con esos países de Latinoamérica de forma que con ello tengamos una vía de crecimiento económico importantísima para Madrid y nuestro país. Para conseguir ser hub es fundamental contar con la tecnología que sirva de plataforma para la comunidad de carga. Una tecnología colaborativa que haga la información transparente, online y disponible para todos los agentes implicados (agentes aduaneros, transportistas, operadores de carga, aerolíneas…) de manera que se gane en rapidez, eficiencia y reducción de costes. Si no es así, no tendremos el entorno competitivo necesario que nos haga atractivos como otros aeropuertos que ya lo tienen como es el caso de Schipol. La carga es una llave de crecimiento importantísima para nuestro país y no la debemos desaprovechar sino dar los pasos políticos y tecnológicos necesarios para que resulte un negocio y un sector de creación de empleo con las mejores perspectivas.

Hay que tener en cuenta que estos hubs permiten, con ayuda de las nuevas tecnologías, integrar los operadores en un único enclave lo que permite la reducción de tiempos de transferencia. Porque de lo que se trata es de ser cada vez más rápidos, seguros y eficaces, y para ello, los responsables de logística buscan el apoyo de las nuevas tecnologías, como pueden ser plataformas tecnológicas colaborativas, basadas en solución AX4, y el blockchain.

La aplicación de blockchain, la tecnología de bloque permite ahorrar costes, conseguir más agilidad y rapidez, además de seguridad, todo lo cual resulta imprescindible en un negocio como el transporte de mercancías que, en muchos casos, pueden ser sensibles. Para el transporte de medicamentos, por ejemplo, las nuevas tecnologías permiten el seguimiento de las temperaturas. La aplicación de la tecnología de bloques (blockchain) permitirá, además, un ahorro de costes y también seguridad en los papeleos y documentos acreditativos de las mercancías, algo esencial en el negocio de la logística y el transporte, especialmente en el modo aéreo que se distingue precisamente por una ventaja competitiva esencial: la rapidez.  Tecnologías que, seguramente, agradecerán otra mercancía delicada como los numerosos halcones que se entregan a diario en Dubai por la afición a la cetrería.

Precisamente, en los últimos años, los grandes hubs internacionales se han trasladado hacia el este, a aeropuertos como Dubai y Qatar que han destronado a otros clásicos como Heathrow en volumen de operaciones. Lógicamente, son un punto de conexión con los aeropuertos asiáticos donde se encuentran países que ocupan el primer lugar en las estadísticas del Banco Mundial en volumen de mercancías como China, Corea o Shanghai.

Y, a pesar de su pujanza, es también un sector que puede ser frágil, como muchas de sus mercancías, afectado por la actualidad de cada momento como una crisis económica, la regulación de los aranceles o el Brexit.

En cualquier caso, estos hubs van a ser imparables en el comercio mundial y en la prosperidad que pueden traer a cualquier país.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.