NOS CONVIENE LA A

La A de Agilidad, la de Aprendibilidad y también la de Adaptibilidad. Tres conceptos, tres cualidades imprescindibles para el buen profesional, el buen líder y la buena empresa, o, simplemente, la empresa más competitiva.

He comentado en varias ocasiones cómo podemos conseguir un liderazgo digital, que todos necesitamos un perfil digital, porque la transformación tecnológica prácticamente nos lo impone y conviene que lo controlemos. Pero también es cierto que nos conviene tener la perspectiva de tener estas tres cualidades.

La aprendibilidad es un concepto que va robando protagonismo a la empleabilidad. Es un concepto ahora mucho más amplio. Vamos a ser empleables, en realidad, si conseguimos un alto nivel de aprendibilidad, algo así como la capacidad que tiene el ser humano de asimilar nuevos conocimientos, tanto teóricos como prácticos, que te permitirán potenciar tu labor profesional de forma rápida y continua. Tiene que ver con lo que he escrito en alguna ocasión: seremos siempre estudiantes. Y esos conocimientos, esa capacidad de aprender es lo que va a potenciar nuestra marca personal, lo que nos puede diferenciar.

Es curioso que es una palabra que no está en el diccionario. pero sí cada vez más en el día a día de las empresas. La crisis económica y las reconversiones han modificado las compañías y los empleados evolucionan con cursos de formación, por ejemplo, cada vez más breves, más especializados. Una vía que obliga a salir de la zona de confort.

Y la mejor forma de hacer esa salida de la zona de confort es a través de la Adaptabilidad. Hemos de adquirir nueva formación, nuevas habilidades, hay que adaptarse a los cambios que exige la organización para seguir contando contigo en nuevos puestos y roles. Eso requiere que adquiramos una nueva capacidad, la Adaptabilidad. La capacidad de poder gestionar nuestro propio cambio. Nos adaptamos para ser empleables y productivos y conseguir los resultados planteados. La adaptabilidad es “ser capaz de ser adaptado”. Si has recurrido a la aprendibilidad y salido de tu zona de confort aprendiendo nuevas habilidades, es mucho más fácil ser adaptable.

Y para ser adaptable, hoy en día, habrás tenido que ser ágil. Todo lo que comento aquí se mueve alrededor de la flexibilidad, de la rapidez, de la adaptabilidad, a conceptos que implican movimiento. Cómo no íbamos a hablar de agilidad. Si el cambio es lo único constante en nuestro entorno, cómo no íbamos a hablar de agilidad. Si el 70% de las empresas de Fortune han desaparecido en los últimos diez años por no adaptarse a los cambios, de nuevo ¿cómo no íbamos a acabar hablando de agilidad?

La Agilidad implica respuesta rápida a los cambios, equipos flexibles, procesos diseñados con capacidad de cambio y adaptación. La empresa ágil sabe seguir los cambios del mercado y diseñar con rapidez posibles escenarios en los que tendrá que competir. Consigue formar parte de la cultura.

Tiene que ver con el dinamismo, la rapidez, no con la prisa, sí con la flexibilidad.  Es la habilidad de la organización para adaptarse a los cambios con rapidez y eficiencia en el entorno de la digitalización, transformación, anticipación. Tenemos que hacer las cosas bien y, además, de forma ágil. La Excelencia nos exige emplear cada vez menos tiempo.

—————————————————————————————————————————–

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleLA PARTICULAR CARRERA DE LA INNOVACIÓN