PANORAMA PARA JÓVENES

 

En este momento de fin de curso escolar, de recoger resultados y adecuar los planes a esos resultados, jóvenes y familias se plantean muchos proyectos que tienen que ver con la educación; y en ese escenario conviene recordar que el mundo empresarial está cada vez más relacionado e involucrado en el de la enseñanza, especialmente la enseñanza superior, el vivero de donde van a salir muchos miembros de sus plantillas.

Leo en un informe del Círculo de empresarios que “la sociedad española tiene la obligación de devolver a los jóvenes la ilusión por su futuro”, afirmación relacionada con el alto nivel de paro juvenil y de fracaso escolar. Creo que todos los actores involucrados tienen que asumir que la tecnología y el mundo global han cambiado radicalmente el escenario para todos, para las empresas, para los profesionales, jóvenes, seniors… Todos debemos adaptarnos a nuevos paradigmas y la población joven que debe buscar su hueco en el mercado laboral requiere también algunos cambios importantes porque el mercado laboral ha cambiado y los requerimientos de empresas y organizaciones para cubrir sus puestos de trabajo también.

Algunos datos que nos pueden situar en el panorama actual. Se da la paradoja de que España lidera la creación de empleo, pero ocupa el segundo lugar en desempleo juvenil en Europa; la tasa de abandono de estudios tras la enseñanza obligatoria es casi el doble en España que en los países europeos. Por otra parte, los países vecinos han entendido y aplicado un factor importante como es la Formación Profesional de una manera más avanzada: sólo el 24% de los jóvenes españoles entre 25 y 34 años cursaron FP, frente al 34% de la media europea. Diría que parece pendiente la formación 4.0. La tecnología nos nuestra un camino que no se corresponde con las titulaciones que se van adaptando, pero todavía reflejan las del pasado: Ahora se buscan perfiles con creatividad, idiomas, trabajo en equipo, movilidad, agilidad. Las titulaciones STEM son las más demandadas y, sin embargo, retroceden las matriculaciones cada año.

Precisamente en esta situación, la Formación Profesional puede ocupar un lugar relevante. No es un tema olvidado por las empresas porque últimamente muchos directivos están poniendo el acento en la necesidad de aumentar el alumnado de Formación Profesional y en el escenario tan positivo que abre para los jóvenes ya que permite atender a esas nuevas necesidades que los mercados globales y la tecnología nos imponen. La FP permite ajustar los desequilibrios entre las habilidades requeridas y las adquiridas por muchos jóvenes con una formación que no corresponde a los cambios ocurridos y a la velocidad con que se han sucedido. El escenario es distinto y todos los organismos implicados (enseñanza, empresas, gobiernos, jóvenes…) deben afrontarlo de la manera más positiva posible. Creo que convendría relacionar más la FP con un entorno universitario que con uno escolar como ocurre, y trabajar la especialización y la personalización.

Desde luego, ésta, la Formación profesional, es una clave. Yo diría que hay otra también y es la relación entre empresa y universidad que ha mejorado en los últimos años pero que, según los especialistas, debe profundizarse todavía.

Un informe realizado con apoyo de la Comisión europea refleja que en España la colaboración empresa-universidad se basa especialmente en proyectos concretos de I+D, que la relación es menor que en otros países porque no se destinan recursos suficientes por parte de las empresas porque el tejido empresarial está compuesto fundamentalmente por pymes y, además, los investigadores no ven demasiados beneficios.

Es decir, tenemos algunos retos pendientes y sería conveniente ponerlos en marcha a buen ritmo.

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleLA LOGÍSTICA ES COMPETITIVIDAD