SOBRE SI SOMOS COMPETITIVOS

Infografía: Barómetro de los Círculos

Lo bueno de algunas estadísticas o barómetros que periódicamente se hacen públicos es que te pueden ayudar a situarte en relación con la competencia o, como es el caso de lo que comento hoy, a situar a un país en el entorno próximo, o más lejano, con el que compite. La fotografía que nos proporcionan estudios como los Barómetros de los Círculos 2018, del Círculo de Empresarios, Círculo de Economía y Círculo de empresarios vascos, además de otros que se emiten anualmente, sobre nuestra competitividad nos sitúa en nuestro entorno en una posición no especialmente destacada y nos indica algún punto más fuerte y algunos que son áreas de mejora importantes. Primeramente, lo positivo. Quiero destacar que el Turismo nos permite ocupar el primer lugar en competitividad en el sector.

Pero nuestra posición global es la 34 en el Global Competitiveness Report 2017-18 y hemos bajado dos puestos desde el último estudio.

Vamos a conocer algo más de lo que nos cuenta ese Barómetro al verlo por sectores, concretamente en doce pilares. España destaca positivamente en infraestructuras y acceso a educación superior y negativamente en lo relacionado con el mercado laboral.

El dato concreto de la situación de España por sectores es el siguiente en relación con los países de la OCDE:

Infraestructuras: puesto 12. (Los primeros puestos son para Hong Kong, Singapur y Japón con Países Bajos).

Formación y educación superior: puesto 28.

Instituciones: puesto 54.

Mercado de bienes: puesto 49.

Mercado laboral: puesto 70.

Mercados financieros: puesto 78.

Bajamos hasta el puesto 70 en la cuestión laboral e, incluso, perdemos un puesto con relación al año anterior, aunque España se ha mantenido relativamente estable entre los puestos 32 y 36 desde el año 2012.

En foros internacionales se mencionan como factores problemáticos para hacer negocios una burocracia ineficaz, la política fiscal, unas regulaciones laborales restrictivas, la insuficiente capacidad de innovar y el escaso acceso a financiación, según una reciente encuesta efectuada a ejecutivos. La formación, tanto en su vertiente universitaria como de postgrado, siempre aparece como un punto fuerte en la economía española y, de hecho, ha subido tres puntos.

Según estudios oficiales de la Administración, se ha recogido una pérdida de competitividad tanto frente a la UE (0,8%), como con la OCDE (1,5%) y los BRICS -Brasil, Rusia, China y Sudáfrica- (0,5%) en el último trimestre.

Otro medidor, Global Competitiveness Index 2017-18 elaborado por el World Economic Forum entre 137 países sobre Dinamismo empresarial. Aquí, España ocupa la posición 49ª, cinco puntos respecto al año anterior ¿Qué recomiendan los autores del estudio? Crear un entorno favorable para la creación de empresas, potenciar el reconocimiento social del empresario y más formación en emprendimiento en todos los niveles de la educación

En el año 2017, la economía española creció un 3,1% pero la competitividad no despega y eso, probablemente, tenga que ver con algunos parámetros como la innovación o la insuficiente transformación digital todavía en muchas empresas. La Innovación, de hecho, es un 20% inferior a la media según la Comisión Europea; despega en algunos aspectos como el equipamiento, pero todavía es asignatura pendiente para reforzar esa competitividad.

Innovar, trasformarse digitalmente, cambiar la cultura de la empresa, son los retos que hemos mencionado en este blog a menudo y que necesitan una aceleración para situarnos entre los mejores a través de una competitividad sostenible.

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleUN CÓDIGO PARA CONCRETAR LA IGUALDAD