INTELIGENCIA ARTIFICIAL PARA MATERIAS PRIMAS MÁS RENTABLES

MATERIAPRIMA

LD

Hablaba en un post anterior de unos cuantos avances de la Realidad Aumentada que nos hacen creer en las bondades de la tecnología. Esos inventos que mejoran la salud, curan a las personas, alivian sus minusvalías, mejoran nuestras condiciones de vida, ayudan a realizar su trabajo a los que tienen actividades peligrosas, curan a los más desfavorecidos en países muy pobres o permiten a nuestras empresas a ser mucho más competitivas.

Inventos que frenan las críticas de los reacios a que la tecnología entre tan directamente en nuestras vidas. En ese sentido, otros muchos trabajan estudiando sus beneficios y los encuentran en distintos sectores como sería el caso de la influencia de la innovación tecnológica en el gasto de las materias primas básicas.

Un informe de Mckinsey Global Institute nos informa de que las nuevas tecnologías están afectando al mercado mundial de las materias primas, que influirán en su producción y consumo mucho más en los próximos años y que, con la consiguiente modificación del sector, se aportarán beneficios significativos a la economía global.

No es gratuito que se desarrollen tecnologías como los coches eléctricos, que los drones sirvan para reparar instalaciones, que los materiales para las nuevas tecnologías sean diferentes, que las innovaciones requieran menos consumo de energía y más eficiente, que las energías renovables se abaraten y que las extracciones de materiales sean más económicas y eficientes y se pueda llegar a lugares inaccesibles hasta hace poco tiempo.

El informe “Beyond the supercycle: how technology is reshaping resources” prevé escenarios en 2035 en los que se podrían ahorrar en costes entre 900 y 1,6 trillones de dólares. Por hacernos una idea de lo que supone, es el equivalente al PIB de Canadá o Indonesia.

En cualquier empresa, para calcular los costos de producción se consideran tres grupos de gastos y, aparte de la mano de obra y los costos generales de fabricación, los materiales, la materia prima, es un elemento importante y su posible disminución de costo impactará en la economía de las empresas y de la economía global.

El informe estudia la evolución en el gasto de cinco materias primas: petróleo, gas natural, carbón, hierro y cobre y cifra en 300 billones de dólares anuales los ahorros posibles para los productores de estas materias primas hacia el año 2035 gracias a los avances tecnológicos.

Es un escenario nuevo en el que se verán involucrados los países productores, aquellos que dependen de estos productos como importadores, las empresas que utilicen nuevas tecnologías para las extracciones

En cualquier caso, asegura este informe, “la intensidad del uso de las materias primas básicas en relación al crecimiento del PIB tenderá a disminuir a nivel global” y serán las empresas dispuestas a sacar ventajas de las nuevas tecnologías las que se beneficien de estos cambios. Es decir, cambios tecnológicos también en este sector positivos y rentables para quienes se adapten.

 

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleCON LAS WIKIMUJERES