VOLVER A ESTAR DE MODA

Leo un artículo de prensa sobre que la industria de la moda vuelve a estar de moda en España. No me refiero a diseños, tendencias ni a ir de shopping por nuestras ciudades más frecuentemente. Me refiero al aspecto meramente industrial del sector textil y al efecto que empieza a notarse en este sector de la moda, como en otros, de la relocalización. Dicen, desde hace un par de años, que es tendencia.

La propia CEOE ha afirmado en ocasiones que se detecta un interés por el retorno de producciones que se habían deslocalizado para ganar en competitividad, un asunto de enorme trascendencia por el impacto de la industria en el PIB del país.

El sector industrial, decisivo para tirar de la economía y salir de la crisis, debe ser un sector fuerte aunque ha perdido mucho peso en los últimos años y hay un objetivo definido de que el sector manufacturero suponga el 20% del total de la economía en el 2020, según estimaciones de organizaciones empresariales. Para alcanzarlo, convendría reforzar esta tendencia que se basa en los últimos tiempos en la reducción de costes laborales, la reforma de infraestructuras y la fuerte innovación en logística que favorecen la vuelta de los pródigos de otros entornos laborales y geográficos. El sector industrial, como decía, es la palanca imprescindible para salir de la crisis porque supone una importante creación de puestos de trabajo y por su importancia para las exportaciones.

Entrarán muchos factores en juego si la relocalización se estabiliza y se empiezan a compensar los efectos de la globalización. Hará falta disponibilidad de materias primas a precios asequibles, también que se apoye la formación para que los procesos y tareas relocalizados no sean sólo los de baja cualificación simplemente por la bajada de costes laborales debido a la crisis, y también que las Pymes asuman ambiciones internacionales y tengan acceso a créditos.

Ya que somos el país que más ha reducido su peso industrial durante la crisis, antes sólo de Grecia y Chipre, es alentador que se pueda revertir la tendencia y mirar hacia los que tienen una actividad industrial del 20% como es la media europea desde el 14% actual en España.

Como decía es tendencia y lo es en muchos países. El propio Obama ha apoyado la compaña “Made in Usa, again” o el “Reshore UK” de ese país. Además, ser los más baratos ya no es suficiente; en la marca pesa la innovación y la capacidad tecnológica entre otros factores.

Volviendo al tema de la moda que mencionaba, según un estudio de la EAE Business School , el gasto en prendas de vestir en España en el año 2017 crecerá un 24%. Sería deseable que la producción se quedara también aquí. Veremos.

CEO en Siemens PPAL, España (empresa independiente dedicada a Soluciones Logísticas para Postal, Paquetería y Aeropuertos); Presidenta de EJE&CON “Asociación Española de Ejecutivas y Consejeras” y Miembro del Consejo de Administración de la organización internacional EFQM (Fundación ubicada en Bruselas con la finalidad de impulsar la Excelencia y Competitividad de las organizaciones y compañías europeas). Comencé mi carrera profesional en el año 97 en el Área de Calidad de Airtel.

Next ArticleTECNOLOGÍA EN EMERGENCIAS